La inmersión lingüística representa un factor capital en el aprendizaje. Ver películas, leer libros o escuchar programas de radio en Inglés, por ejemplo, puede ayudarnos a evolucionar en nuestro dominio de la lengua o, cuando menos, a mantener vivos nuestros conocimientos. Cualquier aporte adicional al estudio sistemático tiene efectos positivos.

Internet -hablando de aportes- nos ofrece un abanico casi infinito de posiblidades. Sea cual sea nuestro nivel, el Inglés es hoy una realidad mucho más próxima a través del ordenador.